Eu Estrategia Salud Mental

Presente y futuro de la salud mental en la UE

El 14 de septiembre, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, tomó la palabra en el Parlamento Europeo para pronunciar su tercer discurso sobre el Estado de la Unión. Como estaba previsto, la solidaridad con Ucrania y la crisis energética fueron temas clave de su discurso, y el año 2023 fue proclamado como el Año Europeo de la Formación. Sin embargo, la Presidenta de la Comisión nos sorprendió con sus palabras al afirmar que, tras haber escuchado las peticiones de los ciudadanos en la Conferencia sobre el Futuro de Europa, la Comisión Europea estaba resuelta a trabajar en una nueva iniciativa sobre salud mental que presentaría el próximo año.

“Deberíamos cuidarnos mejor unos a otros. Y para muchos que se sienten ansiosos y perdidos, el apoyo adecuado, accesible y asequible puede marcar la diferencia” afirmó Von der Leyen.

El Grupo de Socialistas y Demócratas llevamos, por nuestra parte, reclamando mucho tiempo una Estrategia Europea de Salud Mental, y así lo habíamos señalado previamente en un manifiesto publicado en Junio de este año, en el que pedíamos una estrategia erigida sobre los pilares del estado de bienestar (educación, medioambiente, empleo y salud), que tuviese en cuenta los grupos vulnerables, como niños y  jóvenes, y  garantizase la coherencia con otras herramientas y compromisos políticos como el Pilar Europeo de Derechos Sociales, la Garantía Infantil Europea, la Estrategia por los derechos de las personas con discapacidad, la Estrategia Europea de cuidados, el Pacto de la UE sobre Migración y Asilo y el Plan de Acción sobre Migración e Integración.

Aparte de este manifiesto socialista, el grupo S&D hemos incluido nuestras peticiones en varias resoluciones aprobadas por la Eurocámara.  En Julio de 2022, la resolución sobre empleo y digitalización destacaba la necesidad de equiparar la salud mental a la salud física en el mundo laboral, justo un mes después de la aprobación del informe sobre cuidados de larga duración en el que se pedía implementar políticas más amplias y reforzadas en el ámbito de la salud mental. Además, el Parlamento Europeo dio luz verde, en febrero de este mismo año, a otra resolución centrada en el impacto que ha tenido la pandemia en la salud mental de los jóvenes.

En los próximos meses se iniciarán las conversaciones entre ambas instituciones para empezar a sentar las bases de esta nueva estrategia. Es crucial una colaboración transversal en el seno de la Comisión Europea. Las diferentes direcciones generales correspondientes deben coordinarse para garantizar que esta iniciativa sea lo más eficaz posible, profundizando en las causas sistémicas de la mala salud mental, como la pobreza, la infravivienda, el desempleo, el empleo precario, la falta de protección social o las desigualdades socioeconómicas y territoriales. Además, debe ser una iniciativa que apueste por medidas preventivas y garantice la prestación adecuada de servicios de salud mental de calidad para todos y todas.

Estaré pendiente de la propuesta de la Comisión Europea, prevista para el segundo trimestre del 2023, y desde el grupo S&D trabajaremos para que incluya nuestras prioridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba